langosta gallega

  • Langosta o bogavante: aprende a diferenciarlos

    ¿Langosta Bogavante? no todo el mundo tiene claras las diferencias entre estos dos crustáceos, y es por ello por lo que las destacamos en este post de nuestro blog.

    ¿Cómo se distinguen la langosta y el bogavante?

    Es más sencillo distinguirlos antes de ser cocinados, pues el bogavante presenta un color muy oscuro, que puede ser negro azulado y la langosta tiene un color anaranjado característico.

    Langosta y bogavante vivos Marisco vivo

    Una vez cocidos los dos toman un color rojizo muy parecido, como puedes ver en la foto que adjuntamos.

    Langosta y bogavante cocidos Langosta y bogavante cocidos

    Los dos crustáceos son decápodos (5 pares de patas), pero el bogavante presenta dos patas delanteras mucho más grandes y con unas fuertes pinzas. La langosta tiene unas antenas muy largas.

    Langosta americana

    Existe también la llamada langosta americana, que en realidad se parece mucho al bogavante que habita las aguas europeas, pero presenta un color rojizo y no negro azulado (como el bogavante europeo), y tiene las dos patas delanteras muy parecidas al bogavante europeo. Podrás ver las diferencias en la foto que adjuntamos.

    Bogavante gallego y canadiense Bogavante gallego y canadiense

    Los sabores ¿son diferentes?

    Si, los sabores son diferentes. Hay quien dice que el sabor del bogavante es más intenso. Sin embargo las formas de preparar ambos crustáceos son muy parecidas, lo que en muchos casos dificulta el encontrar esas diferencias de sabor.

    Bogavante gallego de 'Fresco y del Mar' Bogavante gallego de Fresco y del Mar

    En nuestra pescadería online podrás comprar ambos crustáceos, pero ambos procedente exclusivamente de las costas gallegas y capturadas a través de pesca artesanal, por lo que te invitamos a pedir ambos para descubrir las diferencias.

    Comercializamos ambos crustáceos por pieza pudiendo escoger diferentes tamaños:

    • Langosta: piezas desde 0,75 a 3 kg.
    • Bogavante: piezas desde 0,50 a 3 kg.

    Receta con bogavante

    Te proponemos una receta para preparar un delicioso bogavante gallego que nos enseñó Rocío Garrido, cocinera profesional y redactora del blog "la cocina de mi abuelo": receta de salpicón de bogavante gallego.

    Prúebala, seguro que te encantará!

  • La langosta en las mesas gallegas

    Hoy vamos a hablar en nuestro blog de la evolución de langosta en las mesas gallegas, marisco que ya puedes encontrar en nuestra pescadería online 'Fresco y del Mar', procedente de las costas gallegas, concretamente de la Costa da Morte y capturada mediante pesca artesanal y sostenible.

    Langosta de la Costa da Morte Langosta de la Costa da Morte

    No sólo con mahonesa y vinagreta

    Más adelante también iremos recogiendo en este blog alguna receta con langosta gallega, que creemos que es interesante para superar la idea que tiene mucha gente de que la forma de tomar este delicado crustáceo es exclusivamente con salsa mahonesa y vinagreta.

    Tampoco nosotros estamos de acuerdo con lo que dice Jean Francoise Revel sobre este crustáceo: "Lo que más me gusta de la langosta con mahonesa es la mahonesa, y si es salsa rosa mejor". Creemos que es un crustáceo exquisito, que hay que acompañarla de alguna salsa o requiere alguna preparación.

    ¿Cómo evolucionó la langosta en las mesas gallegas?

    El libro "La Cocina Gallega" de Álvaro Cunqueiro, nos habla de la presencia de la langosta en las mesas de Galicia  y de cómo fueron llegando distintos tipos de preparación.

    Nos dice  Cunqueiro  que en Galicia hay muy buenas langostas que se encontraban desde las costas de la  Mariña lucense hasta  A Guarda, en  la desembocadura del río Miño. Indicándo que tanto las langostas que se pescaban en el Cantábrico en la Mariña de Lugo, como las que se pescaban en las rías Baixas, eran mucho más finas y delicadas que las francesas, teniendo las gallegas una carne más tersa, prieta, y un sabor más delicado.

    La manera  de comerse inicialmente en Galicia era simplemente cocida, sin ningún tipo de salsa, sin embargo en el siglo XVIII, en las familias más acomodadas se empezó a acompañar de una salsa vinagreta, y posteriormente, ya en el siglo XIX se acompaño también de una salsa mahonesa.

    Unos años más tarde se empezó a tomar este marisco en dos salsas, esto es vinagreta y mahonesa. También aparecieron originales recetas, como la propuesta por el ilustre e ingenioso gastrónomo, escritor y político "Picadillo", y publicada en el periódico el Faro de Vigo en 1899, de  'langosta con chocolate, perdiz y liebre'.

    Posteriormente llegó la receta de la 'langosta a la americana', receta de la que no se sabe si su origen es francés o americano.

    También una forma de prepararla desde que la langosta llegó a las mesas gallegas ha sido a la plancha, abierta a la mitad, de idéntica forma a la que se preparaba también el bogavante.

    Y muchas más recetas

    Más tarde han  llegado recetas de langosta en salpicón,  guisada,  thermidor,  al horno, en caldereta...

    Joaquín Alvarez Portela

     

  • La langosta y el sexo anal

    Desde la semana pasada ya puedes encontrar en nuestra pescadería online 'Fresco y del Mar', la auténtica langosta gallega procedente de la Costa da Morte y capturada mediante artes de pesca sostenibles.

    El sabor y la textura de la langosta gallega es totalmente diferente a la capturada en otros mares tales como la de los mares cálidos o la procedente de América y es por ello, junto con su escasez, por lo que alcanza un mayor precio.

    Comprar langosta gallega online Langosta gallega

    En América la langosta no siempre fue bien considerada

    Sin embargo la langosta, no fue siempre considerada un manjar. Los primeros colonos que llegaron a Norteamérica se encontraron que las langostas se acumulaban en las playas, lo que para ellos eran un inconveniente, pues lo que deseaban capturar para alimentarse era pescado, y las langostas se las daban como alimento a los cerdos.

    También las langostas formaron parte de la dieta de los menos favorecidos  socialmente tales como la población reclusa o los siriventes de las clases más pudientes. Cuentan que en el estado de Massachusetts los sirvientes consiguieron incluir en sus contratos que no se les obligara a comer langosta más de tres veces a la  semana.

    Posteriormente la percepción de la langosta en América fue cambiando, y este cambio vino de la mano del procesado de la misma, ya que en 1841 se comenzó a comercializar enlatada, y con la mejora de los transportes se pudo difundir su consumo a las zonas interiores.

    A partir de ahí, los consumidores empezaron a apreciar su delicado sabor y exquisitez, y comenzaron a ofrecerla los restaurantes más emblemáticos, alcanzando su máximo prestigio en los años 20 del siglo XX. La depresión posterior hizo que la  langosta se olvidase, pero volvió a su posición de prestigio en los años 50.

    Sin embargo hay quien dice que la langosta en nuestros días está muy sobrevalorada. El escritor de origen inglés que residió en Estados Unidos, Chistopher Hitchens, decía que:

    "Las cosas más sobrevaloradas de la vida son el champán, la langosta, el sexo anal  y los pícnics".

    Ni tampoco en Galicia

    La escritora gallega Emilia Pardo Bazán decía en sus escritos realizados al final del siglo XIX y antes de los años 20 del siglo XX, refiriéndose a algunos mariscos, que "es un manjar incivil, que no se pueden presentar jamás cuando se tienen convidados".

    Una buena recomendación

    Desde nuestro blog no vamos a entrar en las sobrevaloraciones de Hitchens, pero lo que sí decimos es que la langosta gallega es una auténtica exquisitez que te animamos a pedir en nuestra pescadería online.

     

3 artículo(s)

Proyecto Cofinanciado GALP

Para levar a cabo este proxecto contamos co apoio financeiro da Unión Europea , o estar incluído o obxecto do mesmo dentro da prioridade catro do FEMP, aportando este fondo o 85% (20.349,76€) da axuda percibida para a realización do mesmo