pescador artesanal

  • Pescador artesanal de pulpo: "O que temos que facer para poder saír ó mar" (parte I)

    Después del primer cafeciño del día afrontamos una jornada de pesca artesanal de pulpo muy desapacible con lluvia persistente y vientos del sur de fuerza 4. Ya estamos en plena primavera, pero la meteorología nos sigue resultando adversa, y no podemos realizar nuestra actividad con normalidad, parece que después de un invierno relativamente suave las estamos penando todas ahora en primavera. Pero bueno, como decimos por aquí “nunca choveu que non escampara”.

    Pesca artesanal de pulpo (Galicia). (Foto: Alfonso Rego - WWF) Embarcación artesanal. (Foto: Alfonso Rego - WWF)

    Ya a bordo de “Fue mi gusto” (si, si, es una embarcación de pesca artesanal) nos preparamos a partir del puerto hacia las zonas de pesca, durante la ruta tendremos tiempo para preparar la carnada o cebo para las nasas que capturarán el rico pulpo gallego y además aprovecharemos para saludar por el aparato de radio-telefonía VHF, (que todas las embarcaciones llevan instalado abordo) a los compañeros de los puertos aledaños. Durante el recorrido, tenemos el privilegio de disfrutar de unas vistas increíbles desde nuestro puesto en la “oficina”, y desde dónde podemos ver unos amaneceres espectaculares, aunque hoy el día no se preste a ello.

    Desde que salimos del puerto los distintos equipos de navegación instalados abordo nos van dirigiendo hacia la zona exacta donde están caladas las nasas. Recordar que nuestros padres y abuelos no disponían de esta tecnología tan avanzada y se situaban en los caladeros de pesca, por medio de las llamadas “marcas” (puntos de referencia en tierra) y a cada caladero o zona del mar se le definía con un nombre concreto (hidrotoponimia) que podían hacer referencia a lugares de pesca utilizados por algún marinero, a la abundancia de alguna especie animal, entre otros muchos.

    Una vez ubicados en el punto donde está calada la primera cacea de nasas, levantamos la boya y empezamos a recogerlas una a una. Como viene ocurriendo en los últimos meses, con cada nasa que levantamos nos llevamos una decepción, el pulpo escasea, después de “palmear” 600 nasas, las capturas son irrisorias, 25 kilos, muy por debajo de los topes establecidos de captura, De hecho no alcanzamos ni el tope de uno de los tripulantes.

    Esta escasez de capturas preocupa a todo el sector y son muchas las opiniones que hay al respecto sobre cómo se debería proceder para recuperar una especie tan importante como es el pulpo para los pescadores gallegos artesanales, y del que vivimos más de 3.000 personas en toda la costa gallega embarcados en 1.250 barcos.

    Ya de vuelta a puerto, las conversaciones por VHF (nuestro particular espacio de debate diario) se centran en la difícil situación por la que está atravesando la pesquería de pulpo, que en la actualidad, con las capturas existentes no resulta rentable salir a faenar, a pesar de que los precios son muy interesantes, marcando día a día cotizaciones históricas en lonja. Pero la realidad es que la venta del pulpo capturado apenas cubre los muchos gastos que tenemos (carnada, combustible, seguro, seguridad social, tasas portuarias…)

    Después de una consulta realizada al sector, la Consellería del Mar ha determinado establecer una veda para el pulpo de mes y medio. Para muchos de nosotros nos parece a todas luces insuficiente, para otros consideran que con un mes sería suficiente y para otros, los más insensatos, incluso opinan que el período de veda es innecesario. El debate radiofónico sube de tono a medida que cada uno va esgrimiendo sus argumentos, y como casi siempre, se ven muy pocas posibilidades de aproximar posturas.

    Mientras tanto ya llegamos a la entrada del puerto, y es cuando nos metemos en medio de la apasionada discusión para despedirnos hasta mañana, que será otro día y que nos volveremos a plantear “o que temos que facer para poder sair ao mar”, en nuestra versión/visión muy particular de la banda sonora de la exitosa serie televisiva “Fariña

  • Pescador artesanal: el primer café del día

    Son las 4,45 horas de la madrugada y un grupo de pescadores artesanales están apostados en la barra de una de las tabernas más representativas de un puerto de Costa da Morte, a la espera de tomarse el primer café del día.

    La vida de un pescador artesanal Embarcación artesanal, saliendo a faenar a Xeito. Foto: Maribel Longueira

    Entre el ruido de la cafetera y ese silencio mañanero surgen los primeros comentarios sobre el estado del mar y como se presenta la jornada en lo meteorológico. Todos coinciden que va a ser otro día duro en un feo día de primavera, y además la cosa no quedará ahí, quedan más días de duro invierno.

    Pero a pesar de lo desapacible del tiempo, hay que salir a faenar, hay que ganarse el jornal.

    Entre comentarios y chascarrillos varios suena la señal horaria de las 5 de la madrugada, momento en el que aparecen las noticias en uno de los informativos matinales de televisión y aparecen los primeros titulares que llegan cargados de temas para calentar más ese ambiente tabernario con profundo olor a café de un euro.

    Por un momento reina el silencio, aunque el ruido de fondo de la cafetera permanece.

    El primer titular del informativo matinal trata del master fantasma de Cristina Cifuentes y surgen las primeras expresiones al respecto. Las más reproducibles son: “manda carallo” y “hai que foderse”. Nadie profundiza más, parece que no hay ganas de entrar en debate tan pronto, aunque en sus rostros aparecen muecas de incredulidad.

    El resto de noticias del informativo transcurren en los juzgados, bien sea Audiencia Nacional, Tribunales de Justicia alemanes, Tribunal Supremo, Tribunal de Justicia de Andalucia...

    Alguien le pide a Pepe, el camarero, que le sirva un buen chupito, según él la ocasión lo merece. Toca envalentonarse para hacer frente a una dura jornada de pesca donde parte de lo ganado irá destinado a pagarle las nóminas a la mayor parte de los que están sentados ante el juez.

    Una vez tomado el café, y algunos su chupito correspondiente, es el momento de salir a faenar contra viento y marea, “a vida é dura” apunta un pescador según sale por la puerta de la taberna y empieza a pegarle de frente la lluvia y el viento, mientras que otro que se dispone a colocar la capucha de su ropa de aguas le contesta, “non para todos

  • Hola, mi nombre es Breixo, tengo 16 años y soy hijo y nieto de pescador artesanal

     

    Mi nombre es Breixo, tengo 16 años soy hijo y nieto de pescador artesanal de un puerto de A Costa da Morte, en A Coruña y quiero compartir con todos mi relación, o mejor dicho, la relación de nuestra familia con el mar.

    PASEOS POR EL PUERTO DESDE MUY PEQUEÑO CON MI ABUELO

    Desde muy pequeño, apenas empezaba a dar los primeros pasos, mi abuelo ya me sacaba a pasear al puerto y a meterme en el ambiente marinero. Poco a poco me fui familiarizando con los tipos de embarcación existentes, las partes del barco, las distintas artes de pesca con las que tradicionalmente venía desarrollando su actividad y llegando a utilizar desde muy joven la terminología propia de un pescador.

     

    LA GENEROSIDAD DEL MAR

    En esas agradables jornadas de paseo con mi abuelo Xaquín, me relataba interesantes historias de cómo desarrollaba su actividad y su relación tan particular con el mar. Me hablaba del mar como si fuese un miembro más de la familia y me contaba que era además quien nos permitía, gracias a su generosidad y a los muchos y variados recursos que nos ofrecía, que pudiésemos vivir en nuestro pueblo, sin necesidad de emigrar, como otros muchos vecinos nuestros que tuvieron que dejar atrás su tierra y sus seres más queridos para buscar trabajo y organizar una vida nueva más allá de nuestras fronteras. Todo ello debido a las pocas posibilidades de empleo en una zona que tradicionalmente vivió siempre mirando al mar.

    Tristemente una zona tan bella en paisajes y en posibilidades de trabajar en torno a la actividad pesquera y al procesado de los productos derivados de la misma se estaba desangrando poco a poco, y sus vecinos tuvieron que optar por la emigración. Hay que decir, que según me contaba mi abuelo, lo que me dice mi padre y mi madre y lo que yo puedo apreciar, A Costa da Morte siempre fue una zona que estuvo muy abandonada a nivel de servicios e infraestructuras, y llegar hasta aquí resulta poco menos que una aventura. Algunos lo hacen cada cuatro años para prometernos cosas, que casi nunca cumplen, y cuando lo hacen se quedan a medio camino de la promesa.

    RESPETO AL MAR

    En muchas de las historias que me contaba mi abuelo, siempre estaba presente el respeto que había que tener al mar. Por un lado, me contaba que nunca se puede desestimar el poderío y la fuerza del mar, capaz de darnos lo mejor pero también de mostrarnos la cara más dura y cruel, y de esto, por esta zona, desgraciadamente sabemos bastante.

    Por otro lado, me decía que para continuar con esta esforzada, bonita y digna profesión de pescador se debe cuidar, proteger y mimar el mar, porque aunque es tremendamente agradecido, no debemos castigarle con acciones que pueden hacerle un daño tremendo como tampoco haríamos con un miembro de nuestra familia.

    En relación a ese maltrato que a veces sufre el mar por parte de quien lo explota y quien tiene además la obligación de cuidarlo, me contaba que una de las principales acciones para cuidar el mar era el respeto absoluto de las vedas y las tallas mínimas y eso, desde hace ya unos años, unos cuantos desaprensivos se están encargando de fulminarlo.

    Necesario relevo generacional

    LA PROBLEMÁTICA EN EL SECTOR PESQUERO ARTESANAL

    Ya no es tan sorprendente encontrarnos en las pescaderías, con marisco vedado e incluso ovado, con el grave perjuicio que eso tiene para la regeneración de las especies. Incluso en algún momento pude compartir mesa y mantel con familiares y algunos amigos y amigas,   donde teníamos como parte del menú centollas con huevas, y no pude evitar recordar los sabios consejos de mi abuelo y hacer comentarios al respecto que fueron reprobados por algún comensal adulto con frases como "cállate niño, come lo que tienes delante y calla"

    Pero también me contaba que algunos que se dicen llamar pescadores, llegaban a utlizar métodos nada respetuosos con el medio marino y tremendamente dañinos como es el caso del uso de la dinamita para la pesca o las técnicas tan agresivas para el medio como la pesca de arrastre, que arrasan los fondos marinos.

    Recordando esos paseos tan instructivos y educacionales con mi abuelo me doy cuenta que en la actualidad se están produciendo ciertas anomalías en el sector que deberían ser corregidas de inmediato. La verdad es que a mi me gustaría que en el colegio pudiésemos dar alguna asignatura, que profundizase mucho más de lo que se hace actualmente, sobre la necesidad de cuidar nuestro entorno más inmediato. Está muy bien conocer el ecosistema de la sabana africana pero también debería ser de obligado conocimiento conocer como es la vida de los pescadores artesanales, sus prácticas de pesca, y los ecosistemas marinos sobre los que se desarrolla la actividad pesquera y de la que tantísima gente vive en las zonas del litoral gallego.

    MI abuelo, ya hace unos años, que no está con nosotros, y la verdad es que muchos días me paro a pensar que opinión tendrá, allá donde se encuentre, de la situación actual en la que se encuentra el sector pesquero artesanal, con los problemas que en los últimos años de su vida ya detectaba y que año tras año se fueron agravando, como es el caso del furtivismo externo e interno, la sobreexplotación, la creciente presencia de la acuicultura industrial en nuestras costas, el problema de las cuotas de pesca…

    EL FUTURO DE LA PESCA ARTESANAL

    Mientras tanto, compruebo que mi padre está bastante desilusionado con la situación actual y no percibe un futuro muy esperanzador y día tras día me aconseja que encamine mis estudios en busca de otras salidas laborales que no sean la pesca o el marisqueo. Pero yo me resisto a creer que la pesca ya no tiene futuro. Estoy convencido que con un cambio de actitud de los pescadores, una mayor sensibilidad de la sociedad con un consumo responsable y una gestión más eficiente, y compartida entre administración y sector pesquero, un futuro mejor es posible en la pesca artesanal.

    Aunque normalmente acostumbro hacer caso a mis padres, en esta ocasión tiraré de recuerdos y seguiré los pasos de mi abuelo Xaquín.

  • Pescador artesanal, un día de su vida

    Cuando nos disponemos a disfrutar de un buen pescado y marisco gallego deberíamos tener siempre presente que detrás siempre hay un pescador. A continuación os relatamos la experiencia de un día en la vida de un pescador artesanal de Galicia cualquiera.

    Experiencia de un día en la vida de un pescador artesanal

    Pescado Artesanal: el barco es su oficina Barco de pesca artesanal

    "Son las 5 de la madrugada, suena el despertador, y rápidamene me preocupo de que no se prolongue mucho el sonido de la alarma para no despertar al resto de la familia, a los niños aún le quedan unas horas de sueño y hoy su madre podrá despertarles y llevarles al cole ya que trabaja de tarde, en estos días a los abuelos les toca descanso. Me levanto y me preparo para afrontar una nueva jornada de trabajo en mi oficina particular: el barco. Soy un pescador artesanal.

    Desde mi casa al puerto tengo un recorrido en coche de diez minutos, lo suficiente para informarme de algunas de las noticias del día. A modo de titular y sin entrar en mucho detalle, escucho en la radio que el sector pesquero y marisquero se moviliza contra la Ley de Acuicultura de Galicia y en defensa del sector pesquero artesanal. Corren malos tiempos para la pesca artesanal y el marisqueo.

    A las 6,00 horas es la hora programada con la tripulación para encontrarnos en el puerto, nos tomamos el primer café de la mañana en el bar del puerto y surgen los primeros comentarios con el resto de compañeros de cómo se presenta el día en el aspecto meteorológico. Las previsiones son buenas, tal y como ya habíamos consultado el día anterior, por lo que se espera una jornada sin muchos sobresaltos, sin mucho mar, ni viento,

    A las 6,15 estamos abordo de la embarcación de pesca artesanal 'María Dolores', de 10 metros de eslora, dispuestos y preparados para trabajar con el arte de nasas de pulpo. Desde el momento que llegamos abordo empieza la faena, hay que preparar el cebo para el momento de levantar las nasas y volverlas a calar. En la actualidad la práctica totalidad de las embarcaciones utiliza un cebo ecológico biodegradable compuesto por deshechos de la industria conservera y que  se utiliza principalmente para la pesca de pulpo y camarón. Para la pesca de nécora suele utilizarse el cebo tradicional, como el jurel, la caballa, sardina o boga, ya que la nécora parece que no está por la innovación.

    Durante la ruta del puerto al caladero, donde tenemos localizada la primera "cacea" o grupo de nasas, nos vamos comunicando mediante el sistema de radio VHF con el resto de embarcaciones de la zona, normalmente se utiliza un mismo canal dependiendo del puerto/s base. Es el momento de saludarse y de intercambiar impresiones de todo tipo, políticas, futbolísticas y fundamentalmente, para hablar sobre la situación del sector pesquero, llegando en muchos casos a montarse acalorados debates, cuando no agrias discusiones, sobre la visión que cada uno tiene de los temas que preocupan al sector.

    En torno a las 7,00 nos disponemos a levantar (nosotros le decimos halar) las nasas, lo primero que se hace es coger con un bichero (gancho) la boya y con la ayuda de una maquinilla se van halando una a una todas las nasas y depositándolas abordo de la embarcación, recogiendo lo que pesquen en su interior, principalmente será pulpo, camarón o nécora. En función de la zona de calado de las nasas, de la temporada, de las condiciones del mar y de la influencia de las mareas capturaremos unas especies u otras.

    Pescador Artesanal: las nasas su herramienta de trabajo Pescador artesanal encarnando la nasa.

    Dependiendo del tamaño de la embarcación y del número de tripulantes tenemos asignado un determinado número de nasas, que van distribuídas en grupos formando caceas, normalmente de entre 50 y 100 nasas por cada cacea.

    Una vez terminado el proceso de halado de las nasas se vuelven a "encarnar" (echar cebo) para volver a calarlas, bien en la misma zona, si hubo buenas capturas, o bien se cambian de zona si no hubo suerte. A media mañana y en la ruta entre cacea y cacea aprovechamos para tomar el bocadillo. Todo este proceso nos lleva de forma ininterrumpida hasta las 15,30, o  antes, si completamos el tope máximo de captura que tenemos establecido cada embarcación, que también va en función del tamaño de la misma y de los tripulantes enrolados.

    Pescador Artesanal: es la hora del bocata. Es la hora del bocata.

    De ruta cara al puerto aprovechamos para hacer una preselección por categorías del pulpo, previo al control que se hace en la lonja, para evitar la comercialización de pulpos que no den la talla (tamaño mínimo 1 kg) y realizar una buena clasificación que facilite la labor al lonjero y que evite problemas en el momento de la subasta

    A las 16,30, una vez clasificado el pulpo y depositado en la lonja para la subasta, podemos decir que la jornada habitual de pesca ha terminado, sin ninguna incidencia que resaltar, aunque no siempre resulta tan benévola la jornada, en muchas ocasiones, sufrimos la pérdida o rotura de aparejos, averías mecánicas o nos enfrentamos a las adversas condiciones del tiempo, con fuerte oleaje o mucho viento, que hacen que de este bonito oficio de pescador una profesión de riesgo, que, a pesar de todo, no cambiaría por otra.

    El mantenimiento anual de la embarcación lo hacemos coincidiendo con la veda del pulpo que este año será de 45 días, desde el 21 de mayo hasta el 4 de julio es cuando aprovechamos para varar y pintar, revisar la instalación eléctrica y mecánica, pasar las pertinentes inspecciones de navegabilidad, seguridad y radio, preparar los aparejos (nasas o redes de enmalle) para enfrentarse a una nueva campaña y hacer las revisiones médicas periódicas. En este período también toca, como a todo ciudadano, (o mejor dicho, como a casi todos) realizar la correspondiente declararación de la renta, porque alguien tendrá que pagar, no?

    Varada de embarcaciones en Portocubelo (Lira) Varada de embarcaciones en Portocubelo (Lira)

    A la llegada a casa doce horas después de levantarme es momento de comer algo de forma apresurada y disponerse a llevar a los niños a las actividades extraescolares. A las 21 horas toca reagrupamiento familiar, cena, informarme del resultado de las ventas de nuestras capturas y que supusieron en el día de hoy unos sesenta euros (60€) para cada tripulante y consultar las previsiones meteorológicas del día siguiente, antes del merecido descanso. Mañana será otro día".

    Como pudisteis comprobar en este interesante relato las jornada de un pescador artesanal de cualquier punto del litoral gallego son duras. Desde Fresco y del Mar estamos comprometidos con la pesca artesanal y con las gentes que viven de ella y consideramos que deben ser apoyadas por realizar una pesca con criterios de sostenibilidad y fijando población en el territorio. Para ello la mejor forma de hacerlo es consumiendo productos procedentes de la pesca artesanal, en nuestra pescadería online podrá elegir los mejores pescados y mariscos capturados por las manos más expertas.

4 artículo(s)

Proyecto Cofinanciado GALP

Para levar a cabo este proxecto contamos co apoio financeiro da Unión Europea , o estar incluído o obxecto do mesmo dentro da prioridade catro do FEMP, aportando este fondo o 85% (20.349,76€) da axuda percibida para a realización do mesmo

Proyecto Cofinanciado Deputacion A Coruna